La Diabetes Mellitus

Todo lo que debes saber

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en el mundo y que puede tener graves consecuencias para la salud. En este blog, te explicaremos qué es la diabetes, qué tipos existen, qué complicaciones puede causar y cómo se puede prevenir y tratar. Además, te daremos consejos prácticos y recursos útiles para que puedas vivir mejor con la diabetes o ayudar a alguien que la padezca.

Diabetes

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se produce cuando el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre es demasiado alto. La glucosa proviene de los alimentos que comemos y es la principal fuente de energía para el cuerpo. El páncreas es un órgano que produce una hormona llamada insulina, que ayuda a que la glucosa entre en las células para que puedan usarla como combustible. Sin embargo, en las personas con diabetes, el páncreas no produce suficiente insulina o las células no responden bien a ella. Esto hace que la glucosa se acumule en la sangre y cause problemas de salud.

La diabetes puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, sexo o raza. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que hay más de 420 millones de personas con diabetes en el mundo y que esta cifra podría aumentar a 642 millones en 2040. La diabetes es una de las principales causas de muerte y discapacidad en el mundo y está asociada a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, renales, oculares y nerviosas.

 

¿Qué tipos de diabetes existen?

Existen dos tipos principales de diabetes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Ambos tipos tienen causas, síntomas y tratamientos diferentes, aunque comparten algunas características comunes.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 se produce cuando el sistema inmunológico ataca y destruye las células beta del páncreas, que son las encargadas de producir insulina. Como resultado, el cuerpo deja de producir insulina y necesita inyectarse todos los días para sobrevivir. La diabetes tipo 1 suele aparecer en la infancia o la adolescencia, aunque también puede manifestarse en la edad adulta. Se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1, pero se cree que puede estar relacionada con factores genéticos o ambientales.

Los síntomas más frecuentes de la diabetes tipo 1 son:

  • Sed excesiva

  • Hambre constante

  • Pérdida de peso inexplicable

  • Micción frecuente

  • Fatiga

  • Visión borrosa

  • Irritabilidad

El tratamiento de la diabetes tipo 1 consiste en administrar insulina mediante inyecciones o bombas, medir el nivel de glucosa en la sangre con frecuencia, seguir una dieta equilibrada y practicar ejercicio físico regularmente. El objetivo del tratamiento es mantener el nivel de glucosa en la sangre dentro de un rango normal y prevenir las complicaciones a corto y largo plazo.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 se produce cuando el cuerpo se vuelve resistente a la insulina o no la usa correctamente. Como resultado, el nivel de glucosa en la sangre se eleva y el páncreas tiene que producir más insulina para compensar. Con el tiempo, el páncreas puede agotarse y dejar de producir suficiente insulina. La diabetes tipo 2 suele aparecer en la edad adulta, aunque cada vez es más frecuente en niños y adolescentes debido al aumento de la obesidad y el sedentarismo. La causa principal de la diabetes tipo 2 es el exceso de peso corporal y la falta de actividad física, aunque también pueden influir factores genéticos o familiares.

Los síntomas más frecuentes de la diabetes tipo 2 son:

  • Sed excesiva

  • Hambre constante

  • Pérdida o aumento de peso inexplicable

  • Micción frecuente

  • Fatiga

  • Visión borrosa

  • Infecciones recurrentes

  • Cicatrización lenta

 

El tratamiento de la diabetes tipo 2 consiste en tomar medicamentos orales o inyectables para regular el nivel de glucosa en la sangre, medir el nivel de glucosa en la sangre con frecuencia, seguir una dieta equilibrada y practicar ejercicio físico regularmente. El objetivo del tratamiento es mantener el nivel de glucosa en la sangre dentro de un rango normal y prevenir las complicaciones a corto y largo plazo. En algunos casos, puede ser necesario recurrir a la insulina o a la cirugía bariátrica.

¿Qué complicaciones puede causar la diabetes?

La diabetes puede causar complicaciones a corto y largo plazo si no se controla adecuadamente. Algunas de las complicaciones más comunes son:

  • Hipoglucemia: es una condición que se produce cuando el nivel de glucosa en la sangre baja demasiado. Puede causar síntomas como mareos, sudoración, temblores, confusión, ansiedad o pérdida de conciencia. La hipoglucemia puede ser provocada por una dosis excesiva de insulina o medicamentos, una alimentación insuficiente o irregular, un ejercicio físico intenso o una enfermedad.

  • Hiperglucemia: es una condición que se produce cuando el nivel de glucosa en la sangre sube demasiado. Puede causar síntomas como sed, hambre, micción frecuente, fatiga, visión borrosa o pérdida de peso. La hiperglucemia puede ser provocada por una dosis insuficiente de insulina o medicamentos, una alimentación excesiva o inadecuada, un estrés emocional o una infección.

  • Cetoacidosis diabética: es una complicación grave que se produce cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina para usar la glucosa como combustible y empieza a quemar grasa. Esto produce unas sustancias llamadas cetonas, que se acumulan en la sangre y pueden causar una acidosis (un desequilibrio del pH). La cetoacidosis diabética puede causar síntomas como náuseas, vómitos, dolor abdominal, respiración rápida y profunda, aliento con olor a fruta o pérdida de conciencia. La cetoacidosis diabética puede ser provocada por una dosis insuficiente de insulina, una enfermedad grave o un trauma.

  • Enfermedades cardiovasculares: son las enfermedades que afectan al corazón y los vasos sanguíneos. La diabetes aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como infarto de miocardio, angina de pecho, accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca. Esto se debe a que la diabetes puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos y favorecer la formación de placas de colesterol (aterosclerosis), que pueden obstruir el flujo sanguíneo y provocar trombosis o embolias.

  • Enfermedades renales: son las enfermedades que afectan al funcionamiento de los riñones. La diabetes puede dañar los pequeños vasos sanguíneos de los riñones (nefropatía diabética), lo que impide que filtren adecuadamente los desechos y el exceso de líquido del cuerpo. Esto puede causar síntomas como hinchazón, presión arterial alta, anemia o fatiga. La nefropatía diabética puede progresar hasta la insuficiencia renal crónica, que requiere de diálisis o trasplante de riñón.

  • Enfermedades oculares: son las enfermedades que afectan a la visión. La diabetes puede dañar los pequeños vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética), lo que impide que reciba suficiente oxígeno y nutrientes. Esto puede causar síntomas como visión borrosa, manchas negras, destellos de luz o pérdida de visión. La retinopatía diabética puede progresar hasta el desprendimiento de retina o el glaucoma, que pueden provocar ceguera.

  • Enfermedades nerviosas: son las enfermedades que afectan al sistema nervioso. La diabetes puede dañar los nervios del cuerpo (neuropatía diabética), lo que impide que se transmitan adecuadamente las señales de sensibilidad, movimiento o control de los órganos internos. Esto puede causar síntomas como hormigueo, entumecimiento, dolor, debilidad, problemas digestivos, sexuales o urinarios. La neuropatía diabética puede afectar a diferentes partes del cuerpo, como los pies, las manos, el rostro o el tronco.

  • Enfermedades de la piel: son las enfermedades que afectan al aspecto y la salud de la piel. La diabetes puede causar problemas de la piel como sequedad, picazón, infecciones, úlceras o gangrena. Esto se debe a que la diabetes puede alterar la circulación sanguínea, la cicatrización y la defensa contra las bacterias y los hongos. Los problemas de la piel pueden ser más frecuentes y graves en las personas con diabetes tipo 1 o con un mal control de la glucosa. Por eso, es importante cuidar la higiene y la hidratación de la piel, evitar las lesiones o las quemaduras, y consultar al médico ante cualquier signo de infección o deterioro. Algunos tratamientos para los problemas de la piel causados por la diabetes son las cremas hidratantes, los antibióticos, los antisépticos, los antiinflamatorios o las cirugías.

¿Cómo se puede prevenir y tratar la diabetes?

La prevención y el tratamiento de la diabetes dependen del tipo y la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, existen algunas medidas generales que pueden ayudar a prevenir o retrasar el desarrollo de la diabetes tipo 2 y a controlar mejor la diabetes tipo 1 o tipo 2. Estas medidas son:

 

  • Seguir una dieta equilibrada y variada, que incluya alimentos ricos en fibra, proteínas, vitaminas y minerales, y que limite el consumo de azúcares, grasas saturadas y sal. Se recomienda comer al menos cinco porciones de frutas y verduras al día, preferir los cereales integrales a los refinados, elegir carnes magras y lácteos desnatados, y evitar los alimentos procesados y las bebidas azucaradas.

  • Practicar ejercicio físico regularmente, al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana. El ejercicio físico ayuda a mejorar el uso de la glucosa por parte de las células, a reducir el peso corporal y a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Se recomienda realizar actividades aeróbicas como caminar, correr, nadar o bailar, y combinarlas con ejercicios de fuerza o resistencia como levantar pesas o hacer abdominales.

  • Controlar el nivel de glucosa en la sangre con frecuencia, al menos una vez al día o según las indicaciones del médico. El control de la glucosa permite detectar posibles episodios de hipoglucemia o hiperglucemia y tomar las medidas necesarias para corregirlos. Se recomienda usar un glucómetro (un aparato que mide el nivel de glucosa en una gota de sangre) y anotar los resultados en un diario o una aplicación.

  • Tomar los medicamentos prescritos por el médico para regular el nivel de glucosa en la sangre. Los medicamentos pueden ser orales (como metformina o sulfonilureas) o inyectables (como insulina o análogos). Los medicamentos deben tomarse según las dosis, los horarios y las instrucciones del médico, sin olvidarlos ni modificarlos por cuenta propia. Los medicamentos pueden tener efectos secundarios como náuseas, diarrea, hipoglucemia o aumento de peso.

  • Acudir al médico regularmente para hacerse revisiones y pruebas médicas que evalúen el estado de salud y el control de la diabetes. El médico puede medir el nivel de hemoglobina glicosilada (HbA1c), que indica el promedio de glucosa en la sangre en los últimos tres meses. El objetivo es mantener la HbA1c por debajo del 7% o según las metas individuales. El médico también puede evaluar el estado de los riñones, el corazón, los ojos y los nervios, y recomendar tratamientos o cambios en el estilo de vida para prevenir o tratar las complicaciones de la diabetes.

Consejos prácticos y recursos útiles para vivir mejor con la diabetes

Además de seguir las medidas generales para prevenir y tratar la diabetes, existen algunos consejos prácticos y recursos útiles que pueden ayudarte a vivir mejor con esta enfermedad. Algunos de ellos son:

 

  • Educarse sobre la diabetes y sus implicaciones. Es importante conocer los aspectos básicos de la diabetes, como sus causas, síntomas, complicaciones y tratamientos. También es importante saber cómo manejar las situaciones especiales, como los viajes, las fiestas, el embarazo o las enfermedades. Puedes consultar fuentes de información fiables y actualizadas, como la [OMS], la [Federación Internacional de Diabetes] o la [Asociación Mexicana de Diabetes].

  • Apoyarse en la familia y los amigos. La diabetes puede afectar no solo a la persona que la padece, sino también a su entorno. Por eso, es importante contar con el apoyo y la comprensión de la familia y los amigos, que pueden ayudar a seguir las recomendaciones médicas, a mantener una actitud positiva y a afrontar los posibles problemas o dificultades. También se puede participar en grupos de apoyo o asociaciones de personas con diabetes, donde se puede compartir experiencias, consejos y recursos.

  • Cuidar la salud mental y emocional. La diabetes puede generar estrés, ansiedad, depresión o baja autoestima en algunas personas, lo que puede afectar a su calidad de vida y a su control de la enfermedad. Por eso, es importante cuidar la salud mental y emocional, expresando los sentimientos, buscando ayuda profesional si se necesita, practicando técnicas de relajación o meditación, o realizando actividades que generen placer o satisfacción.

  • Usar herramientas tecnológicas que faciliten el control de la diabetes. Existen diferentes herramientas tecnológicas que pueden ayudar a controlar mejor la diabetes, como aplicaciones móviles, dispositivos inteligentes, sensores o bombas de insulina. Estas herramientas pueden facilitar el registro y el análisis de los datos de glucosa, la administración de los medicamentos, el seguimiento de la dieta y el ejercicio, o la comunicación con el médico o el equipo sanitario.

Día Mundial de la Diabetes, 14 de noviembre.

Noviembre es el mes de la diabetes, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo y que requiere de un cuidado constante y un control adecuado. En Laboratorios Clínicos de Mérida, nos preocupamos por tu salud y queremos ayudarte a prevenir y manejar la diabetes. Por eso, te ofrecemos las siguientes promociones especiales:

Perfil control diabetes: un paquete de pruebas que te permitirá conocer y monitorear tu nivel de azúcar en la sangre y el estado de tus riñones, dos aspectos clave para tu salud. El Perfil control diabetes incluye creatinina en suero, glucosa sérica, hemoglobina glicosilada y microalbuminuria en orina aleatoria. Estas pruebas son fáciles, rápidas y económicas: solo necesitas una muestra de sangre y una de orina.

Pruebas de diabetes gestacional de 50, 75 y 100 g: unas pruebas que se realizan a las mujeres embarazadas para detectar si tienen diabetes gestacional, una condición que se caracteriza por un aumento del azúcar en la sangre durante el embarazo. La diabetes gestacional puede afectar la salud de la madre y del bebé, por lo que es importante diagnosticarla y tratarla a tiempo. Las pruebas de diabetes gestacional consisten en medir el nivel de glucosa en la sangre antes y después de tomar una bebida azucarada.

Hemoglobina glicosilada (HBA1C): una prueba que mide el porcentaje de hemoglobina que tiene glucosa adherida. La hemoglobina glicosilada refleja el nivel promedio de glucosa en la sangre en los últimos dos o tres meses. Un nivel alto de hemoglobina glicosilada indica que tu control de la diabetes no es óptimo y que tienen mayor riesgo de desarrollar complicaciones como daño en los nervios, los ojos, los riñones y el corazón. 

 

Estas promociones son válidas hasta el 30 de noviembre de 2023. No dejes pasar esta oportunidad de cuidar tu salud con Laboratorios Clínicos de Mérida ¡Te esperamos!

 
Solicitar Información
Escanea el código